Homeopatía General

Homeopatia
Selecciona :  A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L- M - N - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

Buscador

Búsqueda personalizada

logo de homeopatia general

MENU GENERAL :
- Página de Inicio
- Noticias
- Salud
- COFEPRIS

- Aloe
- Bufo
- Calotropis
- Doryphora
- Euphorbium
- Filix Max
- Ginseng
- Higado
- Influenzinum
- Jalapa
- Kissingen
- Lycopodium
- Moschus
- Ptelea
- Sizygium
- Wyethia
- X Ray
- Zizia

- Contáctanos.

PSORINUM

Elemento PSORINUM
(Serosidad de Vesículas de Sarna)
SINTOMAS MENTALES DE PSORINUM *** 1 Es un paciente esencialmente desesperado, y su desesperación tiene como origen el prurito físico, de la piel (tenga o no erupción) y un verdadero prurito espiritual, interno, evidenciado en un intenso y profundo sentimiento de culpa, que hace que esté ansioso y desesperado, no solo por la salvación de su alma en el más allá, sino también por la de su cuerpo, ya que desespera de su recuperación cuando está enfermo (sobre todo durante la convalescencia), porque no le vé el fin a su enfermedad, porque se da cuenta que no reacciona a ningún tratamiento y que los medicamentos, aunque aparentemente bien elegidos, fallan. Tiene ansiedad por su salud. Hay un acentuado desaliento y pesimismo que le hace ver todo negro, y le hace pensar que fallará en todo lo que emprenda, haciendo intolerable la vida a los demás y a él mismo. Llega así a un estado de profunda tristeza, originada (como la desesperación) en sus pruritos, el de la piel y el de la conciencia, que le producen tal ansiedad, que comienza a tener fuertes pensamientos y tendencias suicidas que le permitan pagar su culpa, aunque tiene miedo a morir (sobre todo de cáncer) y frecuentes pensamientos de muerte. ** 2 La depresión se manifiesta también en un acentuado desaliento y pesimismo, con un profundo sentimiento de fracaso ante la vida. Tiene miedo a fracasar en sus actividades, a la desgracia o mala suerte, a la pobreza, al mal, al futuro, y piensa constantemente (porque es obsesivo), que está a punto de perder su fortuna. Se siente abandonado, desamparado. Angustia continua que mejora durante las comidas o por una epistaxis. Ansiedad con miedo, al descender por una colina en un vehículo, o simplemente por viajar en un vehículo. Miedo a bañarse. Miedo a las tormentas. Indeciso. Indolente. * 3 Afecciones mentales de contenido religioso, con ansiedad o desesperación por la salvación de su alma en el más allá (ver l). Melancolía religiosa, * 4 Irritable a la noche cuando se despierta; al despertar; durante la fiebre. Impaciente. Terco. Discutidor. Insolente. Bebés que no quieren dormir de día ni de noche, están incómodos y gritan o lloran. El niño está tranquilo y juega de día, pero está inquieto, molesto y llora toda la noche. Malhumorado, se sobresalta por el menor ruido, quiere estar solo. * 5 Tiene mala memoria: olvida lugares, y también lo que ha leído, oído o dicho. Ideas obsesivas que antes aparecieron en sus sueños; sobre temas desagradables al despertar. Confusión mental, mejor al aire libre. Piensa que entendió lo que leyó, pero, si trata de explicarlo, se da cuenta que no. * 6 Trastornos por anticipación, por emociones, por esfuerzos mentales. 7 Está alegre y contento cuando está constipado. Sentimental. 8 Hace gestos como si quisiera agarrar o alcanzar algo, o pellizcar las cobijas; o se retuerce las manos. 9 Ideas raras: sensación de que la cabeza está separada del cuerpo; o como si la mitad izquierda de la cabeza no funcionara más.

SINTOMAS GENERALES DE PSORINUM *** 10 Gran hipersensibilidad al frio, al aire frío. Es terriblemente friolento, siempre tiene frío y siempre se abriga mucho, usa varias frazadas aún en Verano, o mucha ropa interior o sombrero de piel. Nunca tiene calor. Falta de calor vital. Tendencia a resfrios o a tomar frío (a menudo da inmunidad). Peor por enfriarse, al entrar a un lugar frío o por cambios de tiempo o de temperatura, especialmente de frío a calor. También lo agravan los extremos de temperatura. *** 11 Todas sus excreciones (diarrea, flujo, menstruaciones, sudores, descargas de oído o nariz, etc.) tienen muy mal olor, horrible, a podrido, a carroña. Su cuerpo tiene mal olor, aún después de bañarse; pero tiene miedo de bañarse, aunque está mejor después. Generalmente son personas sucias, desaseadas, ofensivas a la vista y al olfato. *** 12 Falta total de reacción a toda terapéutica, medicamentosa o psicológica; falta de excitabilidad. En casos crónicos, cuando los remedios bien seleccionados fallan en curar o aliviar en forma permanente (en agudos, Sulphur); o cuando Sulphur parece indicado y no actúa. Especialmente después de una enfermedad aguda, un gran agotamiento o la desaparíción de erupciones o de sudores. "Psorinum no debe ser dado para la psora o la diátesis psórica, sino, como cualquier otro remedio, mediante una estricta individualización (la totalidad de los síntomas) y entonces lo veremos realizar su maravilloso trabajo" (Allen). ** 13 Se siente intisitadamente bien, siempre, el día antes de un ataque o de la aparición de una manifestación mórbida. Se siente muy bien o mejor cuando está constípado. ** 14 Agravación o aparición de síntomas: por el tacto; por la presión; por frotarse o rascarse; por viajar en un vehículo, sobre todo en descenso; de mañana, al anochecer y, sobre todo, de noche, antes de medianoche; antes de las tormentas y durante las mismas; por el frío (ver 10) y en Invierno; en Verano y por el calor del sol; por el café ("el paciente de Psorinum no mejora si toma café" [Boericke]); por fruta y por leche; peor al aire libre (y le tiene aversión), y por la menor corriente de aire o por el viento; por el movimiento o al comenzarlo; por caminar, especialmente al aire libre; en luna llena. Mejor: comiendo; acostado; por el calor y en Verano; acostado y con los miembros separados (no tolera que estén en contacto). ** 15 Gran debilidad: por pérdida de fluidos vitales; por el menor esfuerzo, sobre todo mental; por sudores; después de viajar en tren; al caminar; al hablar; al anochecer; después de enfermedades agudas, sin que haya lesión alguna o sin causa aparente. Se cansa muy fácilmente. Niños pálidos, delicados, enfermizos. Sífilis hereditaria y terciaria. ** 16 Oleadas de calor que suben, peor al anochecer; como si lo salpicaran con agua caliente. Menopausia. Sensaciones de calor.

DESEOS Y AVERSIONES DE PSORINUM * 17 Deseo de bebidas alcohólicas; de cerveza; de ácidos; de bebidas frías. Aversión al cerdo y a las papas.

SINTOMAS PARTICULARES DE PSORINUM ** 18 Vértigo: con cefalea; cuando camina; más en Verano; los objetos parecen dlar vueltas a su alrededor. Jaquecas o hemicráneas periódicas, que comienzan de un lado, generalmente sobre el ojo izquierdo, extendiéndose al otro lado, con náuseas, díarrea y vértigo; precedidas de manchas o anillos negros delante de los ojos o por visión turbia o ceguera; se agravan por la menor corriente de aire y mejoran abrigándose mucho la cabeza y comiendo. Cefalea martilleante o pulsátil, que se produce cada 7, 14 o 21 días, peor al despertar o levantarse a la mañana, por el aire frío o por frío local, al toser, por esfuerzos mentales o cambios de tiempo, y siempre con hambre antes o durante la cefalea; mejor abrigándose la cabeza o comiendo. Cefaleas que aparecen por erupciones o menstruaciones suprimidas (mejor por una epístaxis); o que alternan con erupción o tos en Invierno. Pulsaciones que le golpean como martillítos el cerebro, más cada mañana al despertar. Congestión o calor en la cabeza de noche o después de comer, con epístaxis que lo mejoran. Erupciones en la cabeza, sobre todo en la región occipital: costras húmedas y ulceradas, eczema; erupciones secas o húmedas, con secreción amarillenta, pegajosa y muy fétida; pruriginosas. Tiña. El cabello es seco, sin brillo y se pegotea; o cae en placas. Manchas de piel blanca en el cuero cabelludo, con cabello blanco en ese sitio. Aversión a tener la cabeza descubierta. Caspa. * 19 Ojos pegados a la mañana. Párpados hinchados. Dolores en los ojos, más el derecho, como si fuera a estallar o como si tuviera arena, peor al tocar, con lagrimeo de noche; o con ardor y cansancio cuando mira fíjamente algo o por la luz artificial. Intensa fotofobia, peor caminando al aire libre, que casi le impide abrir los ojos: hunde la cara en la almohada. Oftalmias crónicas o a repetición. Vé manchas negras antes de las cefaleas o estrellas azules durante las cefaleas. Visión turbia antes y durante las cefaleas. Visión turbia repentina. Vé chispas, o que los objetos tiemblan. Prurito en párpados y ángulos. Ectropión. ** 20 Otitis con secreción u otorrea, más a la izquierda, sanguinolenta, amarillenta o amarronada, purulenta y horriblemente fétída, con olor a carne podrida. Otorrea crónica antigua, que dura muchos años, desde una escarlatina o sarampión. El niño se mete los dedos en los oídos, sobre todo cuando hay dolor. Sensación de que algo estalla en los oídos repentinamente, cuando come o traga saliva. Sensación de oído tapado. Hipoacusia. Oreja derecha fría; con prurito. Sensación como si tuviera en el oído una válvula que se abre y se cierra. Cerumen rojizo. Ruidos en los oídos, de timbres, rugidos, crujidos y zumbidos. Erupciones en las orejas, y sobre todo detrás; costrosas, purulentas, pruriginosas, excoriantes y a menudo húmedas, con sccreción muy fétida; eczema retro auricular. *** 21 Fiebre de heno o coriza espasmódico. Clarie dice: "Psorinum ha curado más casos de fiebre de heno en mi práctica que cualquier otro remedio". "Aparece regularmente cada año el mismo día del mismo mes; historia asmática, psórica o eczematosa. El paciente debe ser tratado el invierno previo, para erradicar la diátesis y prevenir el ataque del verano" (Allen). Pólipos nasales. Anosmia. Coriza crónico con obstrucción nasal por costras que vuelven a formarse después de sacarlas y con secreción retronasal que lo despierta de noche. Secreción o descarga nasal sanguinolenta, purulenta, con olor a podrido. Nariz roja. Tironeo hacia arriba, a los senos frontales. Erupción en el entrecejo. ** 22 Cara de aspecto sucio; grasoso, sobre todo en la frente; brillante; pálida; amarillenta; enfermiza. Mejillas rejas y calientes; cara roja con la cefalea. Dolor malar al tocar. Labio superior hinchado. Labios secos; marrones o negros; ardientes. Piel áspera en la cara. Costra láctea. Erupciones en la cara; acné, sobre todo frontal; simple o rosácea; peor durante la menstruación, por café, grasas, dulces o carne; cuando el remedio bien elegido o falla o mejora poco; costras de olor fétido; eczema. Excoriaciones y ulceración o vesículas secretantes en las comisuras labiales. Vesículas amarillas dolorosas al tacto, en el borde rojo del labio inferior; herpes. Verrugas períbucales. Dolor en el cóndilo del maxilar inferior. 23 Piorrea con dientes muy móviles. Odontalgias peor por el tacto, mejor al aire libre. ** 24 Lengua seca; blanca; amarillenta; como quemada en la punta. Ulceraciones o aftas en lengua y encías. Mucosidades adherentes en el velo del paladar, que debe carraspear y expulsar constantemente. Expulsión de pequeñas masas caseosas, del tamaño de arvejas, con mal gusto y olor a carroña; o mucosidades retronasales muy espesas, de gusto nauseoso o a queso rancio. Gusto dulzón y azucarado, con aliento fétido; o a podrido; o amargo que mejora después de comer o beber; o metálico. Boca seca. *** 25 Gran tendencia a las anginas a repetición; con hipertrofia de amígdalas; deglución difícil y dolorosa; con ardor; con dolor como si quemara. Intensos dolores de garganta, cortantes o desgarrantes, extendidos a los oídos al tragar, con sialorrea fétida. Disfagia mejor con alimentos fríos. Garganta seca de mañana; sensación de hinchazón o de tapón. *** 26 Apetito aumentado o aún voraz; hambre especialmente de noche, el paciente está obligado a levantarse en mitad de la noche para comer. Apetito voraz antes y durante la cefalea. Tiene hambre al poco tiempo de haber comido, pero, aunque come mucho, no engorda o adelgaza. Hambre sin apetito. Saciedad rápida. Anorexia con sed constante. Eructos ácidos; o con olor y gusto a huevos podridos, olor que se expande a toda la habitación. Pirosis por beber agua o estando acostado. Hipo después de comer. Náuseas. Vómitos ácidos o alimenticios. Calambres, puntadas o dolores cortantes en el epigastrio. 27 Dolor hepático peor por la presión, acostado del lado derecho; por reirse, estornudar, toser, bostezar, respirar profundamente y caminar. Vientre hinchado después de comer, sobre todo alimentos congelados. Sensación de vacío en el vientre o de que los intestinos colgaran. Borborigmos de mañana. Dolores cortantes, calambres o cólicos; en las mujeres, sobre el pubis. Dolor en el anillo inguinal derecho. ** 28 Diarrea repentina, imperiosa, peor de noche, de 1 a 4 horas, lo saca urgentemente de la cama a la mañana temprano; con heces acuosas, de color marrón oscuro y horriblemente fétidas (casi solo de noche), con olor a podrido o a carroña o a huevos podridos o a queso rancio; crónica o aguda; especialmente en niños, en la dentición, por cambios de tiempo o en tiempo caluroso; por erupciones suprimidas o después de enfermedades agudas severas. A menudo la diarrea es tan brusca, que pierde las materias fecales, sobre todo durmiendo. Constipación obstinada, con dolor de espaldas; por inactividad rectal y aún con heces blandas, debe ir varias veces al baño para defecar; cuando Sulphur falla. Constipación en niños pálidos y enfemizos. Dolores rectales ardientes o espasmódicos. Flatos calientes, con olor a huevos podridos. Hemorroides dolorosas, ardientes. Prurito anal. 29 En casos persistentes de enuresís crónica, con una historia familiar de eczema; peor en luna llena. Sale líquido prostático antes de orinar o al mover el vientre con dificultad. Blenorragia crónica, de años de duración, que no puede ser suprimida ni curada; cuando el remedio bien elegido falla; con secreción amarillenta que tiñe la ropa. * 30 Condilomas en pene y repucio; húmedos, pruriginosos y ardientes. Relajación de los genitales con indiferencia sexual o aversión al coito. Impotencia con deseos sexuales disminuidos o ausentes, y falta de erección; ausencia de eyaculación durante el coito. Satiriasis. Ulcera en el glande; testícdos pesados e hinchados. Ardor en la punta del pene al comenzar a orinar. Tíroneo en los testículos. Pústula dolorosa en el escroto. Hidrocele. ** 31 Menstruaciones irregulares, retrasadas, escasas, cortas (a veces duran pocas horas o un día) y poco coloreadas, con olor a podrido y dolorosas. Flujo abundante con trozos como coágulos y de un olor intolerable, repugnante, pútrido o a carroña; se acompaña de violentos dolores sacros y debilidad. Trastornos de la menopausia: con oleadas de calor a la cara, flujo, dismenorrea y metrorragias. Aversión al coito. Amenorreas. Intolerable prurito desde el ano a la vagina, peor de noche. Ulceras en los labios vulvares. Durante el embarazo, tiene vómitos que no ceden, y el feto se mueve violentamente; "Para corregir la psora del feto" (Allen). Senos hinchados, dolorosas, con pezones rojos que arden y pican. Cáncer de seno. ** 32 Ronquera. Cosquilleo traqueal o laringeo que provoca tos. Tos crónica que reaparece cada Invierno, de años de duración; por erupciones o sarna o eczema suprimidos o alternando con erupciones; peor a la mañana al despertar y de noche al acostarse; por hablar, al tocarle el conducto auditivo, al enfriarse y después de beber algo frío; con gran debilidad en el pecho y dolor a nivel de la décima costilla derecha; con expectoración espesa, verdosa o amarillenta o purulenta, o de mucus salado y estriado de sangre; muy dificultosa (debe toser mucho tiempo hasta que expectora); en ocasiones no puede permanecer en cama por la tos; con náuseas y arcadas. Asma, por erupciones suprimidas; en niños. La respiración se detiene en el aire fresco. Disnea especialmente al aire libre, estando sentado, al levantarse, al mover los brazos y, de noche; mejora sobre todo o solamente cuando está acostodo, y mejor si está acostado de espaldas con los brazos estirados y separados del cuerpo, mejor viajando; con gran desaliento, y piensa que se va a morir. Tuberculosis pulmonar. Respiración silbante al despertar o al anochecer. Dolor en el lado derecho y detrás del esternón al toser; dolores cortantes o punzantes. Sensación de contracción o de calor en el tórax. Absceso de pulmón. Hidrotórax. Eczema en las axilas. Sensación de ulceración retroesternal. Erupciones secas o eczema en el tórax. * 33 Puntadas o dolores precordiales, piensa que va a morir; mejor acostado. Gorgoteo precordial, sobre todo acostado. Pericarditis. Palpitaciones: con ansiedad; peor por esfuerzos, por el movimiento y acostado sobre el lado izquierdo; mejor acostado sobre el lado derecho. Insuficiencia mitral. 34 Adenopatias dolorosas en el cuello y nuca. Dolor y rigidez de nuca al despertar, extendidos al hombro, mejor por la presión. Dolor entre los omóplatos a la mañana; o debajo del izquierdo. Dolor en las vértebras dorsales segunda y tercera a la tarde. Dolor lumbar peor por el movimiento, no puede caminar erguido; como si la tercera vértebra lumbar faltara o estuviera rota. Debilidad lumbar. Dolor de espaldas después de una erupción suprimida; con constipación. ** 35 Temblores en manos y pies. Dolores erráticos e intermitentes en las articulaciones o en los miembros, mejor por el movimiento. Debilidad en las articulaciones, como si estuvieran dislocadas. Sensación de dormido en el brazo izquierdo y hormigueo en los dedos, de mañana en cama; con media mano y tres dedos dormidos. Dolor en las caderas, como dislocadas, peor al caminar. Ciática al caminar. Parálisis en las piernas. El niño cae fácilmente sin causa. Dolor en tibias y plantas como si hubiera caminado mucho, con inquietud en las piernas, a la mañana, mejor al levantarse. No puede soportar que sus piernas o miembros se toquen en la cama; debe tenerlos en abducción. Tendencia a doblar el pie izquierdo hacia adentro al caminar. Tendencia a las torceduras. Flexión brusca de una pierna. El pie izquierdo está más frío que el derecho. Dolor en los pies, peor en reposo; dolor gotoso en el izquierdo. Espasmos de los dedos de los pies, peor en el dedo gordo izquierdo, al estirarlos o sacarse los zapatos. Sudores en las palmas de las manos, peor de noche y por esfuerzos. Sudores fríos y fétidos en los pies. Verrugas en manos y dedos. Erupciones sobre todo en las zonas articulares, en los pliegues articulares, especialmente en el del codo (costras y eczema) y en el hueco poplíteo. Erupciones pruriginosas y vesículas entre los dedos de las manos; erupciones secas en las articulaciones de los dedos. Uñas frágiles, quebradizas. Ulceraciones en los miembros inferiores, profundas, fétidas; especialmente en las piernas, sobre la tibia. 36 Bostezos a mediodía o al anochecer. Insomnio por prurito intolerable. Somnoliento todo el día; se duerme sentado. Sueño inquieto. Rechina los dientes durmiendo. Sueña con ladrones, peligros, viajes, o con sus planes y ocupaciones. ** 37 Escalofríos en Primavera y Verano; de periodicidad irregular. Paludismo pernicioso. Fiebre con delirio. Sudores copiosos después de enfermedades agudas, con mejoría y alivio de todos sus sufrimientos. Sudores de olor pútrido o ácido, peor a las 3 de la madrugada, al aire libre, por el menor esfuerzo y caminando. Trastornos por supresión de sudores. Sudores calientes. *** 38 Lógicamente, las manifestaciones mórbidas más destacadas de Psorinum son las de la piel. Es una piel de aspecto sucio (como si nunca se lavara), agrietada (sobre todo en Invierno), seca, inactiva, que raramente transpira, áspera o grasosa (como bañada en aceite), malsana, con tendencia a las supuraciones, y con una anormal tendencia a tener toda clase de erupciones, que aparecen preferentemente en Invierno, desapareciendo en Verano, y alterando con cefaleas, tos o asma. Las erupciones son habitualmente pruriginosas, peor por el calor de la cama y que sangran al rascarse; peor por lavarse o acalorarse; pápulas, vesículas, costras, pústulas; sucías; secas o húmedas, con secreciones de olor intolerable a carroña; acné, eczema, herpes, urticaria, sarna, psoriasis (más en Invierno). Tendencia a tener piojos. Prurito extremadmnente intenso, aún sin erupción, que no mejora por el rascado; peor cuando entra en calor o, más todavía, por el calor de la cama y despuésde bañarse; llega a la desesperación y tiene que rascarse hasta sangrar o hasta que la piel está en carne viva. Trastornos por supresión de erupciones o de sarna por aplicaciones locales, medicamentosas o de cualquier otro orden. Ulceraciones profundas, indoloras, con secreción de olor muy pútrido. COMPLEMENTARIOS: Sulphur Tuberculinas Sepia.
 
* = Usable    ** = Efectivo    *** = Bastante Efectivo.

2014 © Derechos Reservados Copyright de Homeopatía General