Homeopatía General

Homeopatia
Selecciona :  A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L- M - N - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

Buscador

Búsqueda personalizada

logo de homeopatia general

MENU GENERAL :
- Página de Inicio
- Noticias
- Salud
- COFEPRIS

- Aloe
- Bufo
- Calotropis
- Doryphora
- Euphorbium
- Filix Max
- Ginseng
- Higado
- Influenzinum
- Jalapa
- Kissingen
- Lycopodium
- Moschus
- Ptelea
- Sizygium
- Wyethia
- X Ray
- Zizia

- Contáctanos.

SULPHUR

Elemento SULPHUR
(Azufre)
SINTOMAS MENTALES DE SULPHUR *** 1 El núcleo de la personalidad de Sulphur le hace asignar muy escaso valor a las cosas o hechos que no son fundamentales o que él no considera así, considerando banalidades la mayoría de los hechos de la vida diaria. Esta circunstancia es un efecto de una fuerte tendencia a actividades de la mente que, a través de una introspección o de meditaciones bastante habituales, la conducen por el camino de especulaciones o pensamientos de tipo filosófico o religioso, en los que, a menudo, está abstraído o absorto, como ausente, como si estuviera en un sueño, llegando incluso, por su facilidad "para fantasear, a creerse en posesión de concepciones inmensas, o de ideas grandiosas o a caer en teorizaciones sin finalidad o sin respuesta" (Kent) o en divagaciones haciendo planes que pocas veces lleva a la práctica. Este transcurrir de su mente en planos intelectuales de alto vuelo hace que todo lo terreno, lo que lo rodea, mediato o inmediato pierda importancia, y esto lo hace ser indiferente a las cosas externas, a los placeres, a sus ocupaciones o actividades, a su aspecto personal, e incluso al bienestar de los demás o a lo que les pasa. La indiferencia por sus ocupaciones lo convierte en un indolente, haragán, perezoso, con aversión al trabajo, no solo físico, sino también mental, especialmente al anochecer, con aversión al movimiento y a cualquier ocupación, con una total ausencia de iniciativa; en alguna medida, esta actitud se debe a que tanto los esfuerzos físicos como los mentales lo agravan, lo hacen sentirse mal; tiene miedo al trabajo. La indiferencia por su aspecto personal se extiende a su ropa, a su estado de prolijidad y conservación, que lo convierte en una persona descuidada, desprolija, desordenada en todas sus cosas y hasta en su higiene personal, ya que muy pocas veces se baña o se lava, estando a menudo sucio, él mismo y su ropa, y en raras ocasiones se lo ve peinado adecuadamente o con las uñas limpias, llegando a tener mal olor; como tampoco le importa si sus ropas están rotas o no, se lo ha denominado "el filósofo harapiento". Por último, su indiferencia por los demás, trasunta una conducta o actitud egoísta; "no piensa en los deseos o anhelos de nadie, más que en los suyos; todo lo que hace es para su propio beneficio" (Kent); e íntimamente relacionado con esta actitud, tiene una alta opinión de sí mismo, y suele ser altanero y arrogante, manifestándose ésto, entre otras circunstancias, ante preguntas que rehusa contestar o lo hace en forma impertinente o cortante. ** 2 En la esfera intelectual, Sulphiur puede estar aturdido, con dicultad para pensar y comprender, especialmente al anochecer, por esfuerzos mentales o cuando lee; entiende las preguntas solo si se las repiten, y por eso contesta lentamente o no contesta. Puede haber un estado de confusión mental, sobre todo a la mañana y de noche, ascendiendo, por esfuerzos mentales, después de comer, en una habitación calurosa o al despertar. Le cuesta concentrarse. Niños con dificultad para comprender, imbecilidad. Su memoria es deficiente, especialmente para lo que está por hacer o decir, para los nombres propios, para las personas; o se olvida de lo que acaba de decir o de las palabras que debe utilizar al hablar, o de hechos recientes. Muy olvidadizo. Se equivoca con respecto al tiempo, cree que es más temprano de lo que es en realidad, y se enfurece si quieren convencerlo de su error. Pierde el conocimiento en una habitación llena de gente o al mover el vientre. Estupefacción, peor al anochecer. ** 3 Ansiedad de mañana; al anochecer o de noche (antes de medianoche) en cama, al despertarse, antes de la menstruación o por presión en el tórax. Ansiedad periódica. Sentimiento de culpa con ansiedad de conciencia. Está ansioso por la salvación de su alma, desespera de salvarse; afecciones religiosas, aún en niños; melancolía religiosa. Inquietud ansiosa, de noche; da vueltas en la cama; inquietud premenstrual o durante la fiebre, mejor por la sudoración. Miedo después de mediodía y de noche o al despertar (de sueños horribles); de la pobreza; de las tormentas; de matar; a los fantasmas, peor de noche. ** 4 Su fantasía es muy fértil, llegando a veces al delirio, cree que los trapos o ropas viejas o harapos son de seda y muy finos, o que son hermosas vestimentas; todo le parece lindo y le despierta extraordinaria admiración, aún los objetos más ordinarios o estropeados. Tiene alucinaciones: piensa que es perseguido, o vé caras o vé fantasmas o visiones, sobre todo al cerrar los ojos. Ilusiones de que tiene grandes riquezas. Locura: erótica; por erupciones suprimidas; en ancianos; destruye sus ropas. Tiene un comportamiento desequilibrado, de felicidad y orgullo tonto, excesivo. Se retuerce las manos. Habla incoherentemente o en forma errática. ** 5 Homosexualidad, tanto masculina como femenina; es uno de los más importantes medicamentos. * 6 Su humor tiene alternativas: puede estar alegre, contento, dulce, suave o tímido y sonrojado o sentimental, o por el contrario, es peleador, caprichoso, descontento consigo mismo y con todo o con todos, censurando y encontrando faltas a todo el mundo, con mal humor; "rezongón crónico, constitucional" (Dewey). El niño no quiere jugar. Irritable de mañana al despertar, o al anochecer; durante los escalofríos y la sudoración; durante la menstruación; cuando le hablan. Es violento y susceptible, se ofende fácilmente; obstinado. Iracundo aún por sus propios errores. No tolera la contradicción. Desconfiado. Gritón. Exigente, concienzudo, pero puede ser deshonesto. * 7 Habla, grita, suspira, patea y se queja o gruñe durmiendo. Sonambulismo. Niños que patean las cobijas de noche, aún mientras duermen, para destaparse. * 8 Tiene aversión a la compañía; quiere que lo dejen solo, que no le hablen, porque todos sus trastornos se agravan por hablar. Taciturno. ** 9 Tristeza, sobre todo al anochecer, en la cama o durante la sudoración. Se siente muy infeliz, cansado de la vida. Llanto a las 11 horas; sin causa aparente; peor por la tos y por el consuelo. Deseo de morir, con fuertes impulsos suicidas tirándose desde una altura o ahogándose o pegándose un tiro, pero no lo hace porque le falta valor. ** 10 El niño tiene miedo a bañarse, o abiertamente lo rechaza (ver l), gritando si lo quieren lavar o peinar, y tiene una aptitud muy especial para ensuciarse muy rápidamente o para hacer cosas asquerosas, como comerse sus propios mocos y orinar y defecar en cualquier parte. ** 11 Dipsomanía, alcoholismo crónico, sobre todo cuando se reforman, pero continuamente vuelven a recaer en el vicio; y se esconden para beber. Delirium tremens. * 12 Trastornos de origen emocional: por ira, con ansiedad o con susto; por malas noticias (lo alteran mucho); por fracasos científicos, literarios o en los negocios; por la muerte de un hijo; por una amistad defraudada; por mortificación; después de situaciones embarazosas; por apuros; por sustos; por un amor contrariado; por excesos sexuales. * 13 Se sobresalta fácilmente, por sustos, por ruidos, al hablarle; al dormirse, durmiendo o al salir del sueño. Asustadizo. Peor en lugares altos. * 14 Siempre apurado, en los movimientos, caminando, corre de un lado a otro. Impetuoso. Impaciente; por pequeñeces, durante las cefaleas, antes de orinar, etc. O puede ser lento, indeciso; con tendencia a estar sentado. * 15 Habla y vuelve siempre sobre hechos desagradables ocurridos en el pasado; sobre todo lo hace de noche; se lamenta, se queja. Sus pensamientos son persistentes, verdaderas ideas fijas, atormentadoras; se le cruzan los pensamientos, cuando trabaja; vuelven a su mente expresiones y palabras oídas.

SINTOMAS GENERALES DE SULPHUR " Es el más grande de los policrestos" (Tyler). "Sulphur es un remedio tan completo, que es difícil decir como comenzar a describirlo. Parece tener semajanzas con todas las enfermedades, y el médico que comienza, leyendo las patogenesias de Sulphur, debe pensar, naturalmente, que no hace falta otro remedio, ya que la imagen de todas las enfermedades parece estar contenida en él... pero no cura todas las afecciones del hombre, y no debe ser usado indiscriminadamente... Parece que cuanto menos sabe un médico de Materia Médica, más a menudo da Sulphur; pero también es muy frecuentemente dado por buenos prescriptores, de modo que la línea entre la ignorancia y el conocimiento de los médicos no puede ser trazada por la frecuencia con que usan Sulphur" (Kent). En Sulphur, las características generales son más abundantes e importantes que las mentales. *** 16 Además de los casos en que la similitud de síntomas y características con las del paciente lo aconsejan, está indicado en los siguientes casos: a) Cuando el remedio bien elegido no actúa (como se utilizan casi siempre los nosodes), como acción intercurrente, que permite eliminar parcial o totalmente el obstáculo psóríco que se opone a la acción del "simillimum", "especialmente en enfermedades agudas" (Allen), pero no únicamente. "Es el principal antipsórico" (Nash). b) en casos oligosintomáticos o casi asintomáticos; c) cuando la convalescencia no llega o es muy prolongada; d) en las recaídas: "el paciente parece estar casi bien, cuando la enfermedad reaparece una y otra vez" (Allen). e) "para facilitar la reabsorcíón de exudados serosos o inflamatorios en las meninges, pleuras, pulmones, articulaciones, etc., cuando... el remedio mejor elegido "falla" (Allen). *** 17 Sensación de ardor o quemadura en todas partes y acompañando a la mayoría de los síntomas; especialmente en dolores, secreciones, inflamaciones, erupciones, etc. A menudo acompañando a congestiones localizadas o de órganos: ojos, nariz, tórax, abdomen, ovarios, brazos, piernas, etc. *** 18 Estar parado es la peor posición para los pacientes de Sulphur; simplemente, no pueden estar parados o lo toleran por muy corto tiempo. Tienen tendencia a estar siempre acostados. *** 19 El horario de agravación o de aparición de sus síntomas más importantes es a las 11 horas o de noche, o antes del mediodía. *** 20 Peor por el calor; por el calor de la cama (duerme desnudo; o el niño se destapa paseando las cobijas); por mucho abrigo; en una habitación calurosa. *** 21 Es hipersensible a olores feos o fuertes; le da repugnancia o le produce náuseas el olor de su cuerpo o de su propio aliento, de sus heces, de sus genitales, de sus sudores axilares o de sus pies. Y lo peor es que todo lo citado tiene en el paciente un especial olor, muy desagradable, que se huele a sí mismo el enfermo, pero que también se lo huelen los demás, y es un olor que persiste por más que se lave o bañe. Olfatea todo; siente olor feo al sonarse, a catarro viejo. Siempre se imagina que su cuerpo huele a materias fecales. *** 22 Trastornos crónicos que sobrevienen a partir de erupciones o sarna o exantemas suprimidos, y por supresión de sudores o de secreciones (de oído, nariz, etc.). Trae los trastornos a la superficie. *** 23 Gente flaca, angulosa o enflaquecida, que camina o está sentada encorvada, "camina encorvado como los viejos" (Allen). Gente enana o pequeña. Obesos. Niños que no toleran que los laven o bañen; adelgazados, de vientre abultado, inquietos, calurosos, que se destapan de noche en la cama. "Niños flacos, con cara de viejos, vientre abultado y piel seca y fláccida" (Clarke). Bebés muy comilones, que se desesperan por comer a las dos horas de haber comido, y que se destapan en la cama. Pletóricos. Gente pecosa; de cabello rojizo. Gente morocha o de raza negra (en Africa, un considerable porcentaje de pacientes tienen en Sulphur a su medicamento constitucional). Gente sucia, maloliente, con piel grasosa y pelo largo y pegoteado. Gente con manos calientes y sudorosas. *** 24 Los orificios naturales son muy rojos, de un color rojo intenso, brillante: labios, párpados, orejas, orificios nasales, ano, meato uretral, vulva. *** 25 No solo hay una tendencia a ser sucío o desaseado (ver 1 y 10) si no que la piel es sucia, o parece serlo, por más que se lave. "La madre puede lavar a menudo la cara de su niño, pero siempre parece haber sido mal lavada" (Kent). ** 26 Las heridas tardan en curar, lo hacen muy lentamente, supuran fácilmente y sangran mucho. Hemorragias. Golpes con extravasaciones. Anemia. Leucemia. Induraciones fáciles, por frotación repetida, en piel, mucosas y glándulas. ** 27 Peor: por bañarse (siempre está peor después de un baño); por lavarse (erupciones); en un cuarto lleno de gente; por cambios de frio a calor; por el frío húmedo; por el calor (ver 20); por temperaturas extremas; por la ropa ceñida (no la tolera, y debe aflojársela); por la ropa de lana (no puede tolerar su contacto con la piel); cuando come hasta saciarse, o por hambre o cuando está en ayunas o después de comer; por bebidas o comidas frías; por leche; al ver la comida; por comer dulces; por sacudidas; acostado sobre el lado izquierdo; antes y durante la menstruación; por viajar en coche o tren; por correr; antes de dormir, por dormir mucho o por falta de sueño y por dormir la siesta; por tocarlo o por tocar cosas calientes; vomitando; al despertar; caminando, y peor si está, parado; por la humedad; por bebidas alcohólicas; al agacharse; al mover los brazos; a cada paso; ascendiendo; antes de una tormenta; mirando hacia abajo; cruzando sobre agua que corre. Mejor: en tiempo caluroso y seco; acostado sobre el lado derecho; por el aire libre (hay un gran deseo de aire libre, necesita puertas y ventanas abiertas). * 28 Periodicidad en la aparición de algunos síntomas: cada semana o cada 21 días. Predominan en el lado izquierdo del cuerpo. * 29 Sensaciones: de tener una banda o vendaje; de flojedad o flaccidez; de plenitud interna; de tener un pelo; de calor en las venas; de pesadez general; de vacío (en la cabeza, corazón, estómago, vientre, etc.); de nudo interno; de tapón interno. * 30 Debilidad, siempre muy cansado o fatigado: a las 11 horas o después de mediodía; por hambre; hablando, caminando o por el menor esfuerzo; por el calor; por la actividad mental; durante la menstruación; por la diarrea; con la fiebre; estando parado; en niños. * 31 Secuelas o efectos de sarampión, escarlatina, vacunaciones; o por una intoxicacion por plomo (saturnismo). "No está bien desde su último aborto (dar una dosis de Sulphur en luna nueva)" (Lippe). * 32 Oleadas de calor que salen del tórax y suben a la cara y a la cabeza seguidas de sudor; necesita apantallarse. Orgasmo sanguíneo de noche. * 33 Convulsiones predominando en el lado izquierdo; por erupciones ó exantemas suprimidos o no aparecidos; durante la menstruación; con un aura en los brazos o desde el plexo solar o epigastrio o como si corriera una rata. Desmayos frecuentes, peor de mañana, a las 11 horas; por hambre; por estar parado. Epilepsia.

DESEOS Y AVERSIONES DE SULPHUR *** 34 Deseo de bebidas alcohólicas (ver 11), whisquy, vino, cerveza y coñac; de dulces, de alimentos muy condimentados ó picantes, o crudos; de grasas (es el único medicamento caluroso que desea grasas); de café, de sopas; de carne; de pickles; de ácidos; de sal; de vinagre; de bebidas calientes. "Come de todo, le gusta todo", suele ser una buena característica de Sulphur. * 35 Aversión: a los ácidos; a la cerveza; al pan; a los huevos; a la grasas; al pescado; a la carne; a la leche; a los dulces; a las frutillas; al tabaco; al vino.

SINTOMAS PARTICULARES DE SULPHUR ** 36 Vértigo y marcha vacilante en lugares altos o caminando sobre un sitio elevado, mirando hacia abajo, pasando sobre un curso de agua o sobre un puente o subiendo algo ascendente, o estando sentado, o después de comer, al agacharse, caminando, levantándose de una silla; a veces con náuseas, epístaxis y oscurecimiento de la visión; con tendencia a caer hacia la izquierda. Gran sensibilidad dolorosa de la cabeza, sobre todo en el vértex, peor por el menor movimiento, al dar cada paso, al toser, sonarse la nariz o masticar, por el calor de la cama, a la mañana al despertar, al rascarse (pica y arde). Plenitud, pesadez y presión, especialmente en el occipucio y en la frente, peor al levantar la cabeza y después de dormir y hablar, mejor sentado y acostado con la cabeza alta. Puntadas en la frente de dentro afuera, peor al agacharse, mejor por la presión o el movimiento. Sensación de vacío en el occipucio, peor al aire, libre y hablando, mejor en la habitación. Congestión céfálica cuando está acostado de espaldas, durante la menstruación o en una habitación calurosa. Calor en la cabeza, especialmente en el vértex ("uno de los síntomas más prominentes de Sulphur" (Burt)), al despertar a la mañana o de noche en cama; peor en una habitación calurosa; con los pies fríos. Calor constante en el vértex, con tensión y pulsaciones en la cabeza y en las carótidas, peor de mañana al despertar, moviéndose, al agacharse, al hablar y al aire libre o por una excitación; mejor en reposo. Sensación de constricción en la cabeza, como por una banda o hilo. Suda solo una mitad de la cabeza. Cefaleas periódicas, cada 7 ó 14 días; al levantarse a la mañana o al anochecer en la cama; peor en Invierno, por el frío húmedo, al sonarse, tosiendo, estornudando, cuando habla, al agacharse, después de comer o cuando tiene hambre, mejor caminando al aire libre. Cefalea martilleante por hablar con vehemencia. Cefalea frontal a la mañana y a mediodía, mejor por frío local. Cefalea occipital de mañana. Sensación de que el cerebro golpea contra el cráneo cuando mueve la cabeza, peor durante la menstruación, al agacharse, al hablar o al aire libre; mejor sentado en una habitación calurosa. Hemicránea. Erupciones, especialmente en el borde del cabello; eczema en la región occipital, en el borde posterior del cuero cabelludo; excoriantes, ardientes; pruriginosas y que sangran después del rascado; costrosas; secas o húmedas; pustulosas; fétidas. Tiña. Caspa. Cabello seco y se cae, peor después del parto. Frío en la cabeza, a veces en zonas circunscriptas. Dolor en la raiz de los pelos al tocarlos. Fontanelas que tardan en cerrar. Cabeza flexionada hacia adelante cuando camina. Suda en la nuca durmíendo. ** 37 Ojos y párpados (sobre todo en los bordes) rojos, especialmente a la mañana o de día, sobre todo en los ángulos; con prurito solo de día o al anochecer, aun en las cejas. Fotofobia, más a la luz solar. Lagrimeo de mañana, peor al aire libre; excoriante, quemante, o con lágrimas aceitosas. Sequedad en los ojos después de lagrimeo, a la mañana. Inflamaciones agudas de los ojos. Conjuntivitis aguda con secreción mucopurulenta, acre, amarilla, espesa o sanguinolenta; catarral por frío o gonorreica; en niños; por traumatismos o cuerpos extraños, por tierra o arena; peor por lavarse; con conjuntivas inyectadas, lagrimeo, dolores ardientes y fotofobia. Queratitis agudas o úlceras de córnea que se agravan de noche, con dolores ardientes o punzantes o como sí tuviera arena; con lagrimeo, fotofobia, edema de párpados, enrojecimiento y visión borrosa, peor al leer. Iritís aguda que se agrava de noche, con adherencias e hipopion; con miosis. Blefaritis aguda. Dolores oculares ardientes o pinchantes (como por partículas de vidrio) o como sí tuviera arena; peor después de medianoche o del desayuno, o al maver los ojos, por la luz del sol; con sequedad, peor por lavarse. Orzuelos a repetición. Párpados pegados de noche. Sacudidas en los párpados. Cataratas corticales, sobre todo en el ojo izquierdo. Arco senil. Opacidades en la córnea, más en la izquierda. Miopía. Presbicia. Ceguera nocturna. Ve moscas volantes; vé puntos, rayas o manchas oscuras que flotan; ve chispas, y manchas blancas, o un halo de colores alrededor de la luz, o ve los objetos amarillos o los vé distantes. Visión turbia o nublada al anochecer o a las 11 horas, o cuando lee o durante las cefaleas. Encandilamiento mirando mucho. Pupilas desiguales, o dilatadas e inmóviles, o contraídas. Conjuntivas amarillas. * 38 Orejas muy rojas y ardientes en niños; gran aversión a que se las laven. Prurito en las orejas. Sensación de gorgoteo en los oídos, como si tuviera agua. Otitis medias, con dolores punzantes (peor en el izquierdo) o desgarrantes, peor por ruidos; con descarga o secreción excoriante, fétida, purulenta, o después del sarampión o la escarlatina; descargas cada 7 dias. Ruidos en los oídos de noche en cama; campanilleo durante la cena; rugidos al anochecer y cuando está acostado; de chorro de agua; de crujidos. Malos efectos de supresión de descargas del oído: ruidos, hipoacusia. Hiperacusia: los ruidos se le hacen intolerables y tocar el piano le produce náuseas. Hipoacusia para la voz humana, peor comiendo; después de la escarlatina. Sensación de oído tapado cuando come o al sonarse. Sordera por catarros repetidos. Otitis crónicas. Erupciones retroauriculares. Forúnculos o abscesitos en el meato auditivo o en el trago. * 39 Coriza agudo con chuchos de frío, tos, frecuentes etornudos sobre todo de mañana y al anochecer; con secreción especialmente a la mañana que puede ser acuosa, excoriante, ardiente; o espesa, amarillenta y fétida; con sensación de sequedad interior (peor a las 15 horas), obstrucción (a menudo unilateral) peor en una habitación calurosa, y ardor quemante en la mucosa nasal; con pérdida del gusto y del olfato. Ulceraciones y costras en la mucosa nasal. Coriza ardiente al aire libre, y obstrucción dentro de una habitación. Coriza crónico con olor fétido. Epistaxis al sonarse, de mañana y a las 15 horas. Nariz roja y brillante, sobre todo en la punta. Pecas y puntos negros. Prurito nasal después de la menstruación. Lipoma en nariz. Constante deseo de pellizcarse la nariz en afecciones cerebrales. Anosmia o hiperosmia. Olor fétido de la nariz al sonarse; siente olor a catarro viejo, a cuerno quemado o a humo. * 40 Labios secos de color rojo vivo, ardientes, paspados, hinchados, agrietados. Cara pálida; amarillenta; cetrina; de aspecto enfermizo; con profundas ojeras azuladas. Calor y ardor en la cara, con enrojecimiento intenso en toda la cara o circunscripto a las mejillas; o manchas rojas. Erisipela facial. Erupciones en la cara: dolorosas, en el mentón; pruriginosas; en el labio superior o peribucales; eczema en el borde del cabello; urticaria. Pecas y poros negros, sobre todo en nariz, labios y mentón. Manchas amarillentas en el labio superior. Cáncer de labios. Sacudidas en los labios. Llamaradas de calor en la cara, con estremecimientos. Dolor facial ardiente, peor al aire libre y a las 3 de la madrugada. * 41 Odontalgias peor al aire libre o por la menor corriente de aire, o después de lavarse con agua fría, o al masticar o en cama, o a veces por algo caliente; el dolor a menudo se extiende al oído. Gran sensibilidad en la punta de los dientes. Mucosidad marrón en los dientes. Dientes flojos y dolorosos. * 42 Encías sangrantes e hinchadas. Lengua seca a la mañana al despertar, con gusto amargo o dulzón. Lengua blanca en el centro, con bordes y punta muy rojos. Aftas con dolor excoriante cuando come. Calor, sequedad y ardor en la boca; gran sequedad del paladar con mucha sed. Aliento fétido, peor de mañana o al anochecer o después de comer. Lengua seca y agrietada; marrón. Gusto ácido; amargo; metálico o a sangre, o salado. Lengua temblorosa. Tartamudez. 43 Sequedad de garganta, peor de noche. Sensación de tapón o tumor en la garganta, con disfagia; o de una pelota dura que sube a la garganta y parece que se la va a cerrar; o de constricción al tragar. Puntadas al tragar que se extienden al oído. Hinchazón e hipertrofia de amígdalas. Tendencia a carraspear. Sensación de pelo en la garganta, peor a la tarde. Dalorimiento en el lado derecho de la garganta, que pasa al izquierdo. Amígdalas rojas. Adenopatías en el cuello. *** 44 Gran sensación de vacío en el estómaao a las 11 horas (o una hora antes de la que acostumbra almorzar) o antes de cenar, con brusca sensación de desfallecimiento, aún habiendo desayunado bien y a la hora normal; mejor comiendo un poco. Apetito aumentado, exagerado, voraz, a las 11 horas, acompañado de debilidad o languidez; ese hambre canina desaparece al ver la comida. Sin apetito y con sed. Sed extrema de grandes cantidades por vez. Hambre voraz que lo obliga a comer muy seguido; cuando comienza a comer, aparece aversión por la comida. Regurgitaciones ácidas por leche. Eructos sin gusto después de comer; ácidos de día; amargos; con olor a huevos podridos; peor después de comer o de noche. Eructos ruidosos al presionar el estómago. Pirosis. Hipo. Náuseas después de comer o cuando viaja en un vehículo. Regurgitaciones de mañana, con sensación de estómago relajado como si colgara. Acidez premenstrual. Vómitos alimenticios, ácidos, amargos, o negruzcos o sanguinolentos; peor después de comer, de mañana o de noche. No tolera la ropa ceñida en el epigastrio. Gastralgias constrictívas, presivas o espasmódicas, peor después de comer, durante la menstruación y estando parado. Gran sensibilidad en el epigastrio al tocarlo o presioar; pulsaciones o hinchazón en el epigastrio. Pesadez después de comer. ** 45 Dístensión abdominal peor después de comer y durante la menstruación, con flatulencia, sensación de plenitud, gorgoteo y ruidos en el vientre, sobre todo de noche y antes de defecar; mejor elíminando flatos. Distensión en niños. Flatos de día, pero especialmente, al anochecer y de noche, con olor a huevos podridos o sin olor; lo mejoran. Prurito en el vientre de noche. Adenopatía inguinal. Plenitud en el vientre al ver la comida. Hinchazón y dureza en hígado y bazo; induración e inflamación del hígado. Puntadas en el bazo al respirar profundamente o caminando. Plenitud, pesadez y presión en el vientre, como si tuviera una piedra. Vientre caliente, tenso, duro, doloroso. Movimientos en el abdomen como por los puños del feto. Dolores de vientre antes, durante o después de mover el vientre; en el hipogastrio, como calambres, antes y durante la menstruación; umbilicales, a la tarde y al anochecer, como calambres. Dolores de tironeo hacia abajo, de noche en cama. Dolores cortantes en el vientre durante la diarrea. Dolores de vientre, generalmente predominando a la izquierda, peor de noche o después de comer o beber o por dulces, mejor doblado hacía adelante. Hernia estrangulada y prominente. Ascitis. Peritonitis. *** 46 Diarrea indolora, imperiosa, después de medianoche o matinal, que lo despierta con gran urgencia a las 5 de la madrugada y lo saca muy rápidamente de la cama con repentina urgencia, quedando a veces deseos de mover el vientre después, y tenesmo. Diarrea: en niños; durante la dentíción; por tomar frío; por cerveza; por leche; por erupciones suprimidas; en el embarazo; en septicemias; durmiendo; por comer azúcar; peor estando parado. Las heces son pastosas, blandas o líquidas de mañana; amarillo verdosas o verdes; espumosas; mucosas; de olor ácido o fétido o pútrido o a huevos podridos; o lientéricas; amarillentas o casi negras; a veces grasosas. Diarrea en niños, verdosa o mucosanguinolenta, con gritos y llanto; a veces precedida de un cólico antes de cada evacuación. Cólera asiático. Alterna diarrea y constipación. Constipación con heces muy difíciles de evacuar, con esfuerzos ineficaces y evacuación insuficiente; o por éstasís portal; con heces muy gruesas y con gran dolor, "el niño tiene miedo de mover el vientre por el dolor, o el dolor lo hace desistir al primer esfuerzo;" las heces como bolitas, caprinas, nudosas; duras y secas, como quemadas; en trozos. Se ensucia involuntariamente: de noche en cama; por toser; por reir; al estornudar, al eliminar flatos. Prurito anal, sobre todo de día, ardiente, voluptuoso, peor por rascarse; perianal y en el periné. Hormigueo anal, peor estando sentado. Humedad anal, peor al rascarse y que le agrava el prurito. Excoriación anal y perianal; ano muy rojo; tiene que frotarse hasta que está en carne viva. Parasitosis intestinales: oxiuriasís, ascaridiasis, teniasis. Prolapso rectal, especialmente por evacuar heces duras. Ardor en el ano antes, durante y después de defecar. Hemorroides crónicas, grandes, externas o internas, que se agravan o salen más de noche, por tomar cerveza, por tocarlas, estando parado o caminando, y desaparecen estando acostado; sangrantes. Trastornos por supresión de hemorroides: cólicos, palpitaciones, dolor de espaldas, congestión pulmonar. Sensación de plenitud o gorgoteo en el recto. Dolores quemantes en el ano y recto: de noche, durante la diarrea, al eliminar flatos, sentado, cuando mueve el vientre y después. Dolor presivo hacia afuera, peor al mover el vientre. Puntadas en el recto al anochecer y cuando está acostado o sentado. * 47 Debilidad paralítica de la vejiga; con micción por gotas o en chorro débil. Retención de orina. Urgente deseo de orinar a la mañana, al levantarse, o de noche; repentino; debe apurarse porque, si no, se le escapa la orina. Enuresis nocturna. Micción involuntaria al toser o eliminar flatos. Escalofríos al orinar. Orina: ardiente, dolorosa, o excoriante para las partes sobre las que pasa; marrón como cerveza; blanquecina y turbia; roja o con mucus y sangre; con sedimento blanquecino o rojizo, espeso; copiosa después de medianoche; fétida; con una película aceitosa. Ardor uretral al orinar; o después del coíto y durante la eyaculación. Inflamación, ardor, prurito e hinchazón del meato uretral, que está muy rojo. Blenorragia aguda o crónica, con secreción espesa, mucosa, amarillenta o blanquecina, o purulenta. Puntadas en la parte anterior de la uretra. ** 48 Salida de líquido prostático cuando mueve el vientre con dificultad o antes y después de orinar. Impotencia, con ausencia de erecciones con ereciones incompletas, sobre todo durante el coito; con pene frío y chico; con color azulado de los genitales y retracción del prepucio. Testículos relajados y colgantes; escroto relajado. Disminución del deseo sexual; o aumento con irritación voluptuosa en los genitales, a menudo sin erección. La eyaculación puede ser dolorosa, y es muy rápida, precoz, enseguida de la erección o aún antes de introducir el pene, durante el coito. Semen acuoso. Poluciones nocturnas o también en la siesta. Escroto excoriado, húmedo; con prurito al acostarse a la noche; con sudores fétidos; el pelo genital cae por los sudores ofensivos. Excoriaciones entre el escroto y el muslo, peor caminando. Prepucio duro como cuero, con copioso esmegma fétido. Fimosis con pus fétido y con grietas, ardor y enrojecimiento del prepucio. Ulceración profunda y supurada, de bordes elevados, en glande y prepucio. Epidídimo hinchado. Hidrocele; en niños. * 49 Menstruaciones adelantadas, profusas y prolongadas; o tardías, escasas y de corta duración; negras u oscuras, espesas o coaguladas, y tan excoriantes, "que lastiman la vulva y los muslos" (Guernsey); con olor a semen, o ácido; a veces se detienen bruscamente al tercer dia; suprimidas o ausentes (amenorrea). Aparición tardía de la primera menstruación, a veces acompañada de un imperfecto desarrollo de los caracteres sexuales. Menopausia: con llamaradas de calor; con metrorragias. Flujo quemante, con prurito (peor por el calor de la cama, y sentada), excoriación y ardor vulvar. Ardor en la vagina durante el coíto y antes o durante la menstruación. Dolor de tironeo hacia abajo en el útero, especialmente de noche en cama. Esterilidad con menstruaciones muy adelantadas y profusas. Prolapso de útero. Cáncer de útero. Senos hinchados, inflamados. Nódulos en los senos; escirro; erisipela. Excoriación, prurito y grietas
 
* = Usable    ** = Efectivo    *** = Bastante Efectivo.

2014 © Derechos Reservados Copyright de Homeopatía General